Derechos humanos |

Noticias

Derechos humanos

Hombres gay y baños públicos: Realidad vs Prejuicios

Hace pocos días se conoció el fallo de la Corte Constitucional sobre Héctor Barrios, hombre gay que fue discriminado en un baño de un centro comercial en Barranquilla por, supuestamente, tener actos obscenos con otro hombre.

Esto nos hace pensar sobre la generalización de una práctica realizada por algunos hombres gay: encuentros sexuales en baños públicos o mejor conocido como Cottaging.
Según Bruce Galloway, escritor del libro “Prejuicio y Orgullo: discriminación contra personas gay”, “previo al movimiento de liberación gay, los cottages eran uno de los pocos sitios en los que hombres jóvenes que no tenían permitido acceso a bares, podían conocer a otros con su misma orientación sexual”.
Pero esta práctica no es exclusiva de personas homosexuales. Para Héctor Barrios, cuando “una persona llega ahora a un centro comercial encuentra no solo parejas gay, sino parejas heterosexuales haciendo cosas peores”.

La Realidad

Miguel Rueda Sáenz de Pink Consultores, empresa consultora en psicología especializada en personas LGBT, asegura que “hay muchos hombres gay alrededor del mundo que utilizan lugares públicos para tener encuentros sexuales anónimos”. Algunas de las razones para este tipo de encuentros sexuales son: gustos personales, porque su orientación sexual no ha sido revelada o porque buscan relaciones no formales, entre otras.

¿Qué tan cierta es la generalización de la práctica de conductas sexuales de hombres gay en baños públicos? 


Pero esto no se puede generalizar. “Muchos hombres gay entramos al baño y no estamos buscando sexo”, asegura Miguel Rueda.
El estudio “Journal of Sexual Medicine” publicado en 2011, entrevistó a más de 25.000 hombres gays y bisexuales por internet. En él se encontró que solo el 3.1% de los encuestados tuvieron relaciones sexuales en lugares públicos comparado al 77.7% de hombres que tuvieron encuentros sexuales en sus casas o en las de su pareja.

Así mismo,un estudio hecho por Blasband y Peplau, indica que solo 20% de las relaciones entre hombres gay eran abiertas sexualmente hablando. Otras de las parejas en el estudio seguían un amplio rango de patrones similar al de parejas heterosexuales.

Situación en Colombia

 

Según la Policía del Área Metropolitana de Bogotá, en un derecho de petición enviado por Colombia Diversa, no se presentó ningún arresto o conducción a una UPJ de personas LGBT por actos obscenos en lugares públicos en Bogotá durante el 2015.

¿Por qué se generan estos prejuicios?

El prejuicio tiene muchas raíces. Una puede ser sociológica, a raíz de lo que las sociedades construyen alrededor del imaginario de lo que significa ser una persona lesbiana,gay ,bisexual o trans. Todo lo que es negativo se tiende a asociar con la población general a la que pertenece la persona que cometa un acto determinado. “Esto causa que toda la sociedad tenga una única visión de lo que significa ser una persona LGBT”, asegura Miguel Rueda de Pink Consultores.

Héctor Barrios habla sobre su caso y el impacto que tuvo en redes sociales :”Estuve leyendo los comentarios de la gente que sin conocerme me señalaban. Decían que yo había hecho esos actos obscenos en el baño. Solo hay un prejuicio de señalar de frente”.

Justin Lehmiller, P.H.D en psicología social de la Universidad Purdue, asegura que : “Aunque es cierto que algunos hombres gay tienen sexo en lugares públicos, esto no representa lo que todos o la gran mayoría de hombres gay hagan”.

“La división binaria. los totalitarismos y fundamentalismos llevan a que la mayoría de personas que pertenecen a las mayorías étnicas, sexuales, etc; discriminen, señalen e impongan asuntos negativos en las demás personas”, asegura Miguel Rueda.

En este sentido cabe recordar que los casos de discriminación que se han presentado en el baño no se han dado solo contra población LGBT. En décadas pasadas, personas afro debían usar un baño diferente por prejuicios y racismo.

 
Personas trans y baños

Personas trans sufren diariamente al momento de entrar a los baños pues hay muchos prejuicios y morbo alrededor del uso de los baños por personas no cisgénero.

“Ella iba a entrar al baño de un estadero y el guarda de seguridad le dice que ella no podía entrar ahí.Ella iba a entrar al baño de mujeres. Ella es una chica trans. Si ella entra a un baño de hombres[…] van a a decir que es morbo y si entra al baño de mujeres no puede, porque es un ‘hombre'” relata Héctor Barrios sobre una experiencia de una amiga trans en un establecimiento público.

También es bien conocido el caso de Matias Matilda González, activista trans que luchó por la inclusión y logró la implementación de un baño neutral en la sede administratriva de la Organización de Estados Americanos – OEA. (Ver entrevista a Matías Matilda en los Informantes aquí).

En conclusión…

La práctica de Cotagging, – encuentros sexuales en baños públicos entre hombres gay – es una realidad en el mundo. El error está en generalizar una conducta y atribuirle esto a una población completa solo porque tienen un vínculo en común: la orientación sexual.