Derechos Trans |

Noticias

Derechos Trans

Chelsea Manning, la mujer trans detrás de las filtraciones que pusieron en jaque a EE.UU.

Desde que Chelsea Manning pertenecía al ejército de Estados Unidos tuvo que enfrentar los prejuicios a los que muchas mujeres trans se enfrentan en contextos como ese. Para 2010 aún se identificaba como Bradley y era analista de inteligencia militar, fue para esa misma época que se convirtió en la ficha clave de las filtraciones de Wikileaks, el medio de comunicación que dio a conocer miles de documentos clasificados del gobierno estadounidense.

Este martes Manning volvió a ocupar los titulares del mundo, después de que, en una decisión sin precedentes, Barack Obama conmutara la pena a la que había sido sentenciada por la filtración de centenares de miles de documentos de las guerras de Irak y Afganistán y cables del Departamento de Estado.

Se dice que la primera filtración que hizo Manning a Wikileaks fue directamente a Julian Assange, el fundador del medio de comunicación y quien hoy se encuentra privado de la libertad. Para 2010 le entregó el video titulado “Collateral Damage”, en éste se observaba la matanza de varios civiles y periodistas de la agencia Reuters en Irak, la cinta, al parecer, era del año 2007 y dejaba en evidencia la dureza de algunas de las acciones bélicas de su país en medio de su intento por “cambiar las cosas”.

De ahí la intención de Chelsea de dar a conocer algunas otras injusticias, por eso siguió divulgando acciones de guerra de EE.UU. en Iran y Afganistán, entre otras. Entonces fue cómo Manning se convirtió en la primera ficha clave del escándalo que puso al mundo entero a cuestionarse sobre el papel de EE.UU. y su oscura guerra contra el terrorismo yihadista. Al escándalo y las filtraciones se sumarían luego sonados personajes como agente de inteligencia de la CIA Edward Snowden, también privado de la libertad.

 

Doble drama

Chelsea Manning no sólo tuvo que enfrentar el sufrimiento de ser privada de la libertad por haber filtrado dichos documentos clasificados. Desde que inició su carrera militar tuvo varias dificultades para adaptarse a la disciplina militar y para mostrarse tal como se sentía, de hecho, el Pentágono no permitió que ella se expresara libremente hasta finales de 2011, cuando desde la cárcel solicitó dejar de ser nombrada como Bradley y que le permitieran vestirse y mostrarse de acuerdo a su identidad de género.

“Pasé mucho tiempo negándome la idea de que podía ser gay o transexual. Cuando tenía entre 14 y 16 años, la mayoría de personas creían que estaba pasando por fases”

         Chelsea Manning, mujer trans

 

“Pasé mucho tiempo negándome la idea de que podía ser gay o transexual. Cuando tenía entre 14 y 16 años, la mayoría de personas creían que estaba pasando por fases”, contó Chelsea a la revista Cosmopolitan, medio al que le detalló cómo era su vida tras las rejas, pero además, cómo lo fue antes de ingresar al ejército cuando le “encantaba estar en la habitación de mi hermana. Realmente la admiraba y me ponía su ropa para jugar, también jugaba con sus muñecas y con su maquillaje (…) allí había un espejo preparado para ver lo que se vería con una iluminación diferente. Pensaba que era increíble”.

Relató además de la dificultad de ir al colegio, pues era allí donde los niños se metían con ella llamándola “niño afeminado” o “marica”. “A pesar de que empecé a ver a un psicólogo con la intención específica de explorar mi identidad trans, me entró el pánico y nunca hablé el tema con él. Comencé a consumir gran cantidad de refrescos y cigarrillos, y usaba Internet como vía de escape”, contaba Manning a la revista.

Ya en la cárcel el drama continuó, no sólo por la dificultad de enfrentarse a sus miedos, sino porque, mientras trataba de sacar adelante su título en ciencias políticas, fue discriminada y fuertemente señalada por haber dejado en evidencia los documentos secretos del Gobierno de EE.UU., fue quizá por eso que intentó suicidarse dos veces y aseguraba sentirse “presionada (…) Por el día estoy bien, pero por la noche, cuando estoy en mi habitación, me vengo abajo”.

El 17 de mayo esta historia tomará otro rumbo. Chelsea saldrá libre, para ello tuvo que confesar sentirse profundamente arrepentida por los hechos que la llevaron tras las rejas y por los que habría tenido que pagar más de 35 años de prisión. Sin duda es una mujer trans que pasará a la historia.